domingo, 21 de octubre de 2012

Chocolate, nata y oreos.



Hay ciertas personas que han salvado mi vida. No me refiero a salvarme de una manera literal, como un medico, un bombero… yo hablo de una manera metafórica y casi poética. Yo hablo de personas que aparecen, casi de casualidad e inesperadamente, personas que no esperas que rompan tu barrera de seguridad, tu zona de confianza, personas que no esperas que se vuelvan imprescindibles en tu vida diaria.
Esas personas son las que sin ni siquiera saberlo escuchan los gritos de ayuda que nadie más ha escuchado, rompen los esquemas y penetran en un caparazón de inseguridades, miedos y frustraciones. Personas que te hacen sonreír con tan solo un minuto de su presencia o un mensaje de madrugada. Personas a las que quieres tener siempre alrededor porque directa o indirectamente te animan a seguir. Personas con las que puedes ser realmente tu mismo, sin censuras ni agobios.
Son esa clase de personas a las que me refiero, y espero que entre líneas hayan leído sus nombres en esta entrada, porque no es más que otra manera de darles las gracias por conseguir que día a día mi mundo se ponga patas arriba, por robarme sonrisas y por haberse metido a empujones y trompicones en una vida que muchas veces carece de sentido.



-Un chocolate caliente con nata y oreos por favor.
 


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. :'D Si en blogger existiera el botón de "Me Gusta" esta entrada se merecería un "Me Encanta"!!
    La foto me da hambre grrrr *cara de Homer Simpson cuando se le cae la baba*

    ResponderEliminar
  3. MUCHISIMAS GRACIAS, me alegra mucho que te guste :'D
    Si la foto da un hambre, cada vez que la miro me apetecen oreos jajaja

    ResponderEliminar