domingo, 29 de junio de 2014

Sunday's evening song





Hace un tiempo me dijeron que en la única cosa en la que pensaba era en amor o en cosas relacionadas con esa palabra de cuatro letras tan prohibida. Estuve a punto de llamarle idiota porque fue evidente que no seguía mi hilo mental.
La verdad es que tampoco le culpo. Hay veces que es un poco difícil seguirme porque salto de un tema a otro rápidamente, pienso en muchas cosas a la vez y hasta a mi misma me desconcierta estar en mi propia cabeza. Aunque desde luego hay gente que consigue meterse dentro de mí y hablar sabiendo exactamente lo que quiero decir cuando yo no puedo. Son exactamente dos, pero les agradezco en el alma que hayan hecho el esfuerzo por entenderme. Y unirse a la causa de hacer que el mundo me entienda.
Puede parecer, y revisando mis post me doy cuenta, que solo pienso en amor. Bueno, tengo la edad que tengo y durante este curso ha sido el tema central para todo el mundo (incluso para quienes no lo toleran). No voy a justificarme porque es evidente que pienso en muchas cosas más. Pero si, pienso mucho en el amor, y en cómo influye a mi vida. Pienso en el futuro y si alguien será capaz de aguantar todos mis defectos o si alguien querrá las virtudes que aunque haya días que yo no vea, también tengo. Pienso en cómo me han roto el corazón y como aun así he sido capaz de seguir queriendo. Pienso en como yo he hecho daño, y pienso en como poder evitarlo la próxima vez. Pienso en todas esas parejas felices y quiero ser como ellas, pienso en las infelices, en las rutinarias, en las nocivas...y pienso en cómo no quiero estar nunca en ese punto. Pienso despertar junto a alguien y simplemente sonreír, aunque ese día haya mucho trabajo por hacer. Pienso en la vida diaria junto a la persona que me haga ser mejor y que abrace cuando estoy siendo la peor versión de mi misma. Pienso en canciones escritas por gente que ha sido dejada y en las canciones que ha escrito alguien enamorado.   El amor abarca todo eso y mucho más y creo que tengo el derecho de honrar mis sentimientos simplemente sintiendo y pensando sobre ello.

El amor no debería asustar tanto, ni debería sonar idiota o pesado hablar o pensar en ello.

Ha empezado a llover y tengo todas las ventanas abiertas. 
 

¿Veis? ya estoy pensando en otra cosa.
 
 

miércoles, 25 de junio de 2014

Idiotas.




Nuestros amigos han fingido no oírme decir tu nombre por accidente.
Y se lo agradezco.
Aún les pregunto por ti. Quiero saber que tal estas y si todo te va bien.
Me han dicho que tú haces lo mismo.
Vaya par de tontos, ¿no?
Tenemos demasiados intermediarios.
Siempre se nos ha dado bien eso de ocultar las cosas.





domingo, 22 de junio de 2014

Sunday's evening song





"Eres muy apasionada y tienes que calmarte"
Wow.
Sé que quien lo dijo no lo hizo para atacarme. Ni mucho menos, solo quería darme un consejo. Pero por muchas vueltas que le doy no consigo entenderlo.
Bueno, si que lo hago. Sé que soy "demasiado apasionada" a la hora de debatir y mantener conversaciones. Me enciendo con la facilidad de una cerilla. Sé que soy "demasiado apasionada" cuando hablo de lo que me entusiasma, como escribir, autores favoritos, música, brillantina, cualquier cosa de color negro, el mar o los osos polares. Soy "demasiado apasionada" a la hora de querer. Y también "demasiado apasionada" cuando me hacen daño por esto último.
Pero no lo considero un defecto. Sé que a muchas personas les asusta la pasión y que se puede llegar hasta considerar infantil. Puede parecer mucho más sencillo sentarse y parecer interesante con simples repuestas a media tinta donde no demuestras tu interior ni tu verdadero interés. Te quedas en tu zona de confort y nadie de considera un bicho raro.
Porque eso es lo que me pasa muchas veces, que soy la chica rara. Me sobre excito con las cosas que me emocionan y empiezo a hablar muy deprisa. Alguna vez incluso doy saltitos. Entiendo que para algunas personas resulte excesivo y abrumador, pero es muy difícil para mi ocultar lo que me apasiona y estoy totalmente en contra de que cualquiera intente hacerlo. Siento un terrible afecto hacia esas conversaciones donde la persona habla y habla sin parar sobre lo que adora. Mueve las manos enérgicamente y tiene un brillo especial en los ojos. Creo que las personas cuando más guapas estamos (y nos sentimos), es cuando hablamos de algo que adoramos.
¿Por qué hay que ocultarlo? Nos pasamos le día quejándonos y hablando de lo que no nos gusta. Tal vez el mundo iría un poquito mejor si todos habláramos con pasión sobre lo que nos fascina y menos sobre lo que odiamos.
Modificando  una frase de la película Amelie:
¿Cuántas personas están ahora mismo siendo apasionadas sobre algo?
Muchas. Y que nadie quiera hacerme pensar que eso es algo que hay que controlar.


  

domingo, 15 de junio de 2014

Instrucciones de uso.




'Buenos días princesa'
¿Y qué más?
Veo tan sobrevalorado esto de los motes cursis, que yo, y mira que me pongo ñoña a veces, me declaro en huelga.
En huelga porque paso de los princesa, cari o gordi.
Porque princesa, cari o gordi puedo ser yo, ella o cualquiera,
A mi llámame por mi nombre. Pronúncialo claramente. Porque aunque creas que me estas llamando como todos los demás, no es cierto.
Cuando sale de tu boca ya suena diferente.
Os lo he avisado, puedo ser muy ñoña.
Pero esta ñoña no quiere cosas sacadas de película. Ya había una princesa con la que habían soñado toda la noche y una puerta azul en Notting Hill y muchos guionistas en Hollywood.
A mi dame un despertar al ritmo "The man who would be king" porque con post punk revival empiezo el día más contenta. Nada del desayuno en la cama, vayamos a por un cruasán en pijama, que así es más divertido. Discutamos sobre política con energía y no me dejes ganar el debate. Si pierdo yo, abajo,  si gano, arriba. Hablemos de literatura rusa, o de cine o de música o de lo que quieras, pero nunca dejes que me convierta en una persona aburrida y convencional.
Eso sería lo peor.
Peor incluso que dejar que me llamaras princesa, cari o gordi.
Y eso ya es decir mucho.