lunes, 1 de agosto de 2016

cinco.



Vergüenza me da hasta aparecer por aquí, pero por otro lado, me da pena dejarlo morir. Este ha sido durante años mi pequeño rincón, un tarro de cristal donde he almacenado sentimientos, recuerdos, lecciones...Cero excusas, no he publicado no por falta de tiempo -bueno un poco sí, pero no tanto por eso- y supongo que estoy escribiendo para nadie más que para mí misma porque mi falta de constancia y disciplina habrá ahuyentado a cualquiera que tras estos meses siguiera por aquí.
Aún así, vuelvo. El retorno, volumen tropecientos.
Esta siendo un verano de introspección, el comienzo de una nueva etapa que me aterra y me maravilla a partes iguales y aunque sea un periodo diferente de mi vida, algo lejos de la persona que he sido -no solo de la niña de los inicios del blog, también de la que publicaba a principios de este mismo año- quiero obligarme desempolvar este blog.
Bueno, eso, que hola de nuevo.

Kaptai Lake, Chittagong Hill Tracts, Bangladesh by Sheikh Mehedi Morshed Taef

















 

No hay comentarios:

Publicar un comentario