sábado, 24 de mayo de 2014

Café, amigos y poco más que contar.




 




El café se enfría.
La gente cambia.
Y las relaciones se acaban.
O tal vez no.
Porque los amigos de verdad te rellenan la taza para charlar un poquito más.
Cambias para crecer. Y los que te quieren crecen contigo.
Y una buena amistad nunca termina.




8 comentarios:

  1. ahora mismo, me has provocado echar aún más de menos a amigos que hace algún tiempo que no veo y que son de los de rellenarme la taza a rebosar. auch.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, siento que les eches de menos, aunque echar de menos también implica un buen reencuentro. Mira el lado positivo :)

      Eliminar
  2. Preciosa entrada, tienes toda la razón, si quieren que te quedes harán cualquier cosa. Acabo de descubrirte en Atelier de Ganesh y me gusta lo que veo, tienes una nueva seguidora, un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra que te guste xx

      Eliminar
  3. Los buenos amigos (que son pocos los de verdad) estarán ahí siempre...con café, sin café, frío o caliente...para risas o lloros...eso es lo bonito de la verdadera amistad.
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, son pocos pero buenos. Al final se aprende que es mejor calidad, que cantidad.
      Besos!

      Eliminar