martes, 8 de enero de 2013

They dont get my hair.





 Popular tiene varias acepciones en el diccionario que me gustan bastante, veamos:
1.        Se aplica a la persona que tiene a favor muchos amigos o personas.
2.       Que tiene aceptación y fama entre la mayoría de la gente.

A mí no se me pueden aplicar ninguna de las dos; tengo tantos amigos como dedos en una mano, y con eso me basta. Tampoco tengo buena aceptación entre mis “congéneres” aunque tengo ¿fama?
Ayer fue el primer día de clase. El primer día tras las vacaciones y por lo tanto el primer día en el que mis compañeros verían mi nuevo peinado.
Me he cortado el pelo. [Pausa para poner los ojos como platos, exclamar ruidosamente OHHHHHHH y señalarme con el dedo]
No sé si es porque estas Navidades les han resultado aburridas, porque sus vidas son en general aburridas o porque yo soy la bomba. [Claramente es la ultima. Tssss.*] El caso es que ayer y hoy, pero con menos intensidad he sido la comidilla del Colegio [No os voy a decir que colegio. No quiero que subáis con antorchas. Aún**]. Sabía que no iba a pasar desapercibida, conozco demasiado bien a mis compañeros, pero no esperaba ser el acontecimiento del día.
No exagero al decir que me señalaron por los pasillos susurrando “pssss, ¡mira! Se ha cortado el pelo”.  Siento la conmoción queridos compañeros. [En realidad, no***]
Además hubo un personajillo, porque no se le puede llamar de otra manera, que me dejo anonadada. No sé si es que es increíblemente simple o increíblemente idiota. Haciendo acto de su  genialidad se acerco a mí y terriblemente apenado, confuso y preocupado me pregunto <<Veo que te has cortado el pelo, oye, ¿no serás lesbiana?>>
Si. Como leéis.
¡PUES NO QUERIDO! Si, llevo el pelo corto, pero no, eso no quiere decir que me gusten las chicas. De nada.
Además, y es que yo tengo un sentido del humor muy especial, decidí estrenar mis Dc. Martens amarillas. Y esto ya fue demasiado para sus débiles corazones.
“¡Encima de lesbiana lleva botas brillantes! Woooo, matémosla” Es lo que les falto por gritarme.
Sabía que iban a mirarme, así que solo hice que no supiesen exactamente que criticar primero.
Fue divertido.
Lo cierto es que me encanta mi nuevo pelo, es increíble como un corte te puede dar tanta seguridad en ti misma. Y mis Martens Bob Esponja [las he puesto nombre. Soy asi. ****] son geniales, por lo menos para mí, que soy la que las lleva en los pies.
Me pase el día sonriendo, y creo que por encima del corte de pelo y mis botas cantosas, eso fue lo que más les molesto.

*Es broma.
**Sigue siendo broma.
***Hoy me ha dado por poner corchetes y asteriscos. Lo siento.
****En serio, ya paro. De verdad.










3 comentarios:

  1. Dejando a un lado la evidente falta de riego sanguíneo al cerebro de tus compañeros de clase, que esta claro que no ven mucho mas allá de sus enormes narices, tu nuevo corte es genial y tus botas también!
    Lo que les cuesta admitir a esa panda de babeantes y bobos babuinos [creo que ya sabes de donde lo he sacado jajaja] es que eres superior a ellos al ser tu misma aun teniendo que soportar todas las críticas, lo que, en mi opinión, es admirable.
    :)

    ResponderEliminar
  2. great photos! would you like to follow each other? let me know!

    ResponderEliminar
  3. qué chulada las botas amarillas!!!*_*

    ResponderEliminar